martes, 7 de febrero de 2017

Qué es la 'marquinha', la peligrosa moda que amenaza con propagarse por Latinoamérica


A pesar de ser un riesgo para la salud, esta peligrosa tendencia "encanta a los hombres", según su promotora.



Cada mañana, en el barrio de Realengo, en el oeste de Río de Janeiro, una fila de mujeres espera a que Erika Romero les abra las puertas de su terraza, donde se disponen a conseguir la mejor 'marquinha'
Alrededor de 30 mujeres toman el sol durante tres horas al día en la terraza de Romero, casi sin protección para la piel y sin vestir nada más que cinta adhesiva en sus partes íntimas. El objetivo de estas sesiones es conseguir la 'marquinha', es decir, la máxima demarcación posible de las líneas de bronceado.
Erika es la impulsora de esta moda que se ha difundido entre las mujeres brasileñas. En una entrevista con la agencia EFE, Romero dice que la ansiada 'marquinha' con cinta adhesiva simula a la perfección el bikini más diminuto y que "encanta a los hombres".

¿No representa ningún riesgo?

El presidente del XXI Congreso Ibero-latinoamericano de Dermatología y médico dermatólogo Fernando Gatti afirma que el carcinoma, que es el cáncer de piel más frecuente, es "sol-dependiente". Gatti recomienda usar un protector a partir de 30 FPS y no exponer deliberadamente la piel a quemaduras, especialmente a mitad del día.
Sin embargo, para Romero, que no menciona poseer estudios médicos, la prolongada exposición de sus clientas a los rayos ultravioleta no representa ningún riesgo porque "siempre usan protección solar", cuyo nivel de protección es 15 FPS y que se aplican solo una vez bajo el sol "más fuerte de todo Río de Janeiro".

Nuevos problemas de salud

Erika cobra alrededor de 20 dólares por cada una de estas sesiones, gracias a las cuales el verano pasado logró facturar 24.000 dólares y prevé 30.000 dólares para esta temporada. Este preocupante aumento en la demanda del 'servicio' se ve reflejado en su página de Facebook, cuyo número de seguidores se ha duplicado en menos de dos meses, contando ya con casi 60.000 'me gusta'.
Si esta tendencia logra expandirse por el resto de Latinoamérica, esto equivaldría a nuevos problemas para las autoridades de salud de la región, en donde la mortalidad debida al cáncer de piel ha crecido en más de 68 por ciento durante las últimas dos décadas y media.
El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común en Brasil, comprendiendo el 30 por ciento de todos los tumores malignos registrados en ese país. El Instituto Nacional del Cáncer brasileño estimó que entre el 2016 y el 2017 alrededor de 98.000 mujeres lo contraerán, de las cuales 3.000 sufrirán de melanoma maligno, que es el cáncer de piel más mortal.

5 comentarios:

  1. Todos estos acontecimientos, se tienen que cumplir, dice la Poderosa Palabra de Dios Jesucristo, en San Mateo 24:35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.. Amén

    ResponderEliminar
  2. Nada que ver con Dios esto se le llama ignorancia al saber las consecuencias y no les interesa solo modelar y luego a sufrir.Cada cual elige su gusto a su propio riesgo concientizadas. Buen dia Brasil enjoy you son summer jajaaes es tú vida

    ResponderEliminar
  3. Es verdad que son adultas y es su vida pero lamentablemente afectan al Presupuesto Nacional ya que al incremento de enfermedades de la piel, es mayor gasto que se hace con los impuestos que se necesita para educacion y reduccion de pobreza.

    ResponderEliminar
  4. si quieres administrar bien una economia, debes evitar adquirir cosas innecesarias que van a incrementar gastos adicionales en otros rubros. Esto es igual,las practicas caprichosas de algunos ciudadanos generan grandes gastos en politicas publicas de salud.De aqui a unos años estas mismas mujeres marcharan por las calles para exiguir el apoyo del Estado para politicas de asistencia de cancer a la piel...es su vida pero afectan el gasto nacional en salud, entonces se debe de estorbar estas practicas o identificar a estas personas para que si se enferman con cancer de piel su tratamiento les cueste a ellas no al fondo del Estado, que lo necesita para aquellos que no buscaron la enfermedad-

    ResponderEliminar