miércoles, 11 de mayo de 2016

¿Qué tienen en común nuestros brazos y las branquias de los tiburones?


Informa portal EurekAlert.

Un reciente estudio revela un fuerte vínculo genético entre las extremidades de los humanos y las branquias de los tiburones y rayas.

Te puede interesar: Nintendo revela fecha de lanzamiento de su nueva consola NX




El nuevo estudio de la Universidad de Cambridge revela una importante semejanza entre los mecanismos genéticos responsables del desarrollo de las extremidades de los humanos y los arcos branquiales de los peces cartilaginosos, como los tiburones o rayas, informa el portal EurekAlert.
Los investigadores hallaron lo que podría ser la prueba genética de una teoría propuesta en 1878 por el científico alemán Karl Gegenbaur, quien afirmó que las aletas de los peces y los brazos de los humanos evolucionaron de una estructura similar a los arcos branquiales de los peces cartilaginosos. Hasta el momento esta teoría no fue aceptada debido a la ausencia de evidencias en fósiles.

Te puede interesar: Un amplio círculo social es más potente que la morfina



Según el nuevo estudio, un gen llamado Sonic hedgehog es responsable del desarrollo correcto de los dedos humanos así como de los rayos branquiales de las rayas. Es más, el estudio reveló que el gen funciona de manera notablemente similar en diferentes etapas del desarrollo.
"Estos experimentos podrían ser interpretados como evidencia de que las extremidades comparten el mismo programa genético con los arcos branquiales porque las aletas y miembros evolucionaron de la transformación de los arcos bronquiales de un vertebrado ancestral, como lo propuso Gegenbaur", explica el doctor Andrew Gillis, citado por EurekAlert. Otra explicación indica que evolucionaron de manera separada, pero utilizando el mismo "programa genético preexistente".
"En ambos casos es un descubrimiento fascinante", sostiene el científico. 
Pese a que el estudio no comprueba fehacientemente que las manos proceden de las branquias, sí comprueba la existencia de un vínculo evolucionario fundamental entre ambos, concluye el medio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario