viernes, 16 de septiembre de 2016

¿Se abre el primer frente de la bioguerra del siglo XXI?

hombre fumiga una cuadra con gas toxico

El abaratamiento de tecnologías biológicas y el cada vez más fácil acceso a los conocimientos en este ámbito han generado una situación peligrosa, opina un excomandante en jefe de la OTAN.



Hoy en día son muchos los desafíos que afronta la seguridad, siendo el terrorismo, la geopolítica y los ataques cibernéticos los que suelen centrar toda las atenciones. Sin embargo, son los avances biológicos y no tanto los cibernéticos los que determinarán el curso del siglo XXI, siendo el ébola, el zika y las superbacterias inmunes a los antibióticos los precursores de los retos futuros, opina James Stavridis, almirante estadounidense retirado y excomandante en jefe de la OTAN.
"Ciertas naciones, organizaciones transnacionales o incluso individuos tendrán pronto acceso, si es que no lo tienen ya, a herramientas biológicas que permiten manipular organismos vivos", señaló Stavridis en su artículo para la revista 'Foreign Policy'
El avance de las tecnologías de biología sintética de bajo coste, el abaratamiento de la secuenciación del ADN y la divulgación del conocimiento a través de Internet crean las condiciones para un fenómeno biológico semejante al estallido de la gripe española hace un siglo que afectó a casi el 40% de la población global y cuya tasa de mortalidad fue de entre el 10% y el 20%. Extrapolado a la población actual, ello equivaldría a más de 400 millones de muertos. Lo preocupante es que 'Estados gamberro' o grupos extremistas podrían acceder a estas tecnologías y crear armas biológicas de destrucción masiva.
Stavridis mencionó que el Laboratorio de Física Aplicada John Hopkins, en Estados Unidos, está elaborando la metodología para detectar rápidamente las amenazas de biología sintética, analizarlas e identificar el laboratorio o nación fuente.
Esto ayudaría a los gobiernos a desarrollar respuestas coherentes y a colocar los cimientos para un régimen internacional de disuasión.
Stavridis aboga por adoptar un enfoque internacional para limitar la proliferación de tecnologías altamente peligrosas, al igual que el aplicado a las armas nucleares.
Sin embargo, a diferencia de la proliferación nuclear, que es más fácil de detectar, la biología sintética no presenta rasgos que indiquen que un gen secuenciado será usado para fines militares o pacíficos. 
Mientras tanto, advierte Stavridis, "la militarización de la biología está avanzando muy rápido". "Nuestra habilidad de controlar este proceso determinará nuestra suerte", subrayó. 

Te puede interesar: La gigante pirámide que se esconde bajo una montaña de México

2 comentarios:

  1. Me gusto el artículo, cierto, que con el internet se tiene fácil acceso.

    ResponderEliminar
  2. Buen post, sin embargo creo que la tecnologia podria llegar a detectar algunas armas biologicas si se desarrollan en conjunto...
    Crear es soñar, no existe el no es posible mientras exista gente que sueñe...
    Gracias

    ResponderEliminar