jueves, 28 de julio de 2016

¿Quién era el terrorista que degolló al cura francés?



La etiqueta electrónica del adolescente que acuchilló al sacerdote católico galo de 86 años ha sido desactivada.




Uno de los dos terroristas que degollaron a un sacerdote en una iglesia de la región francesa de Normandía ha sido identificado como Adel Kermiche, un joven de 18 años y orígenes argelimos, informa el diario británico 'The Independent'.
Kermiche y su cómplice, al que no se ha identificado aún, irrumpieron en la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, cerca de la ciudad de Rouen, y obligaron al sacerdote Jacques Hamel, de 86 años de edad, a arrodillarse mientras era degollado ante una cámara. Método similar al de los verdugos del Estado Islámico.
Uno de los atacantes portaba un arma de fuego y gritó 'Alá Akbar' en el momento de entrar en el templo católico, mientras que el otro llevaba una falsa bomba con un temporizador.



Otros cuatro rehenes, entre ellos dos monjas y dos feligreses, fueron rescatados por un comando policial que mató a los terroristas a tiros. Al tiempo, una monja lograba escapar para dar la voz de alarma.
Un amigo de la familia de Kermiche reveló que el joven creció en Saint-Etienne-du-Rouvray, Normandía. Su madre es profesora. Además, tenía una hermana médico en Rouen y un hermano.
El mismo amigo explicó que la familia del joven yihadista había avisado previamente a las autoridades francesas sobre la radicalización de Kermiche. El joven fue detenido en 2015 cuando intentaba entrar en Siria para unirse al Estado Islámico con el pasaporte de su hermano. Fue enviado de vuelta a Francia.
El sacerdote Jacques Hamel, la víctima de este cruel crimen, ha sido descrito por sus parroquianos como una persona suave, humilde y modesta, que decidió continuar con su vocación pese a su avanzada edad.

Te puede interesar: Científicos detectan emisiones de radio constantes desde una enana marrón vecina a la Tierra

3 comentarios:

  1. Un hecho terrible y gratuito. D.E.D. Él pobre sacerdote y todas las víctimas de la violencia del terrorismo venga de donde venga.
    Me pregunto, hacia dónde camina nuestra democracia, hacia un estado policial? No veo otra salida.

    ResponderEliminar
  2. Sòl queda una cosa, arrasar als estats islàmic caiguin quin caiguin se'n sa miraments.Es cruel,lla u sé pro,mort al gos morta la ràbia.

    ResponderEliminar
  3. Sòl queda una cosa, arrasar als estats islàmic caiguin quin caiguin se'n sa miraments.Es cruel,lla u sé pro,mort al gos morta la ràbia.

    ResponderEliminar