viernes, 29 de julio de 2016

¿Qué le pasa a Marina, la 'youtuber' de moda que tiene en vilo a la Red?



Las sospechas de los internautas de que la joven es víctima de la violencia o incluso de que ha podido ser secuestrada se han vuelto tendencia global en las redes. ¿A qué se deben las extrañas huellas que presenta su cuerpo?




El 'hashtag' #savemarinajoyce ('salva a Marina Joyce') se ha convertido en tendencia global entre los usuarios de Twitter gracias a más de 2.300.000 tuits con preguntas y muestras de preocupación.
Marina Joyce es una 'youtuber' británica dedicada a dar consejos de moda y belleza que cuenta con más de 700.000 seguidores en la Red. Su contenido es el habitual en este ámbito: trucos de maquillaje, posados con vestidos pertenecientes a las últimas colecciones, consejos para el cabello, etc. Sin embargo, en los últimos días, algo ha cambiado.
Los seguidores de Joyce percibieron un extraño cambio en la actitud de la joven en sus videos, donde aparece demacrada y tensa. Sin embargo, las alarmas no saltaron para los numerosos fans de Joyce hasta que se dieron cuenta de que tenía los brazos y las piernas cubiertos de hematomas.
Los seguidores de la popular 'youtuber' se preocuparon aún más al descubrir en uno de los últimos videos de la joven algo parecido a una escopeta. Tras escudriñar los videos hay incluso quien afirma que Marina vigila con ansiedad a una persona situada al otro lado de la cámara.



"Su lenguaje corporal la muestra muy incómoda. Como si estuviera repitiendo lo que otra persona hace. Apenas puede mantenerse quieta, tiembla y su cuerpo está rígido", asegura uno de los seguidores de Joyce. 
Las teorías no han dejado de circular por las redes sociales. Unos creen que ha sido secuestrada por su novio y que este la maltrata. "Tengo la impresión, junto con muchas otras personas, que alguien está forzando a Marina a hacer estos videos (lo más probable es que sea su novio, pero es posible que pueda haber sido secuestrada), comenta uno de los suscriptores a sus videos.
No falta quienes piensan que la extraña actitud de la joven esté asociada al consumo de fármacos o drogas y que los hematomas sean resultado de autolesiones. "Ella se repite y el parpadeo de sus ojos no es normal, lo que puede deberse a los efectos secundarios de drogas", afirma un autor anónimo.
Para no preocupar a sus suscriptores la propia Joyce ha respondido desde su cuenta de Twitter. "Es muy dulce, pero estoy bien, os quiero a todos". Naturalmente, mensajes como "no llaméis a la Policía; no seáis ridículos" solo hacen que algunos de los internautas lleguen a la conclusión de que alguien está gestionando la cuenta de la joven británica.


1 comentario: